La genealogía gallega

Si estás buscando información sobre tus antepasados gallegos, y no sabes cómo empezar tu investigación, puede que esto te sirva de ayuda y, si después sigues teniendo alguna pregunta o necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo y te ayudaré en lo que pueda.

Lo que sigue son unas meras consideraciones generales que has de tener en cuenta cuando realices tu investigación genealógica en Galicia, ya sea presencialmente o a distancia.

La geografía y la lengua

Galicia es una región (denominada Comunidad Autónoma) en el noroeste de España. Al norte y al oeste linda con el océano Atlántico, con las comunidades vecinas de Asturias y Castilla y León, y al sur con Portugal. A su vez, Galicia se subdivide en cuatro provincias: La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra, las cuales se estructuran jurídicamente en ayuntamientos que a su vez están divididos en parroquias, y éstas en lugares.

Galicia es un reino histórico que fue integrado, por avatares de la historia, en la corona de Castilla, la cual más tarde pasó a ser, junto a la corona de Aragón y otros territorios, el reino de España. En Galicia coexisten dos lenguas oficiales, que son el español o castellano (hablado a nivel nacional) y el gallego, hablado en Galicia y parcialmente en varias regiones limítrofes mencionadas anteriormente (Asturias, León…). Durante siglos, la coexistencia de ambas lenguas ha afectado inevitablemente la nomenclatura de los sitios (toponimia), por lo que no es extraño que, dependiendo de la época y según la costumbre, leamos variantes en la designación de una misma localidad, véase Orense y Ourense, Villagarcía de Arosa y Vilagarcía de Arousa, Puerto del Son y Porto do Son, etc.

Galicia_eclesiasticaLa división eclesiástica de Galicia

Aunque Galicia cuenta con cuatro provincias, esta división no se corresponde a la división territorial que demarca históricamente la Iglesia. De hecho, Galicia cuenta con cinco archidiócesis: la de Santiago de Compostela, Tuy-Vigo, Orense, Lugo y Mondoñedo-Ferrol. Además, se da la circunstancia de algunos municipios gallegos están dentro de la jurisdicción eclesiástica de las archidiócesis de Astorga (en Castilla y León) y Oviedo (en Asturias).

Saber a qué archidiócesis pertenece la parroquia de la que procedían nuestros antepasados puede ser crucial, puesto que los libros sacramentales (de bautismo, matrimonio y defunción) así como otras fuentes custodiadas por la Iglesia suelen encontrarse en archivos diocesanos en la sede de la archidiócesis, y no necesariamente en la parroquia.

El Registro Civil

Desde 1871, en España es obligatorio registrar todo nacimiento (en el cual el neófito supere las primeras 24 horas de vida), los matrimonios y las defunciones que hayan tenido lugar en el país. Dicha información, recogida en actas o partidas, se custodian en el Registro Civil de cada municipio donde ocurrieron los hechos en cuestión. Existe también el Registro Civil Central, pero éste sirve únicamente para recoger los hechos que acontecieron fuera de España (por ejemplo, el nacimiento de un hijo de españoles en Cuba).

Las partidas anteriormente señaladas han de pedirse al Registro Civil del municipio o ayuntamiento que corresponda, y siempre que sea posible han de aportarse datos exactos sobre los hechos pues, de lo contrario, es improbable que el responsable del Registro haga una búsqueda exhaustiva. La partida más útil es la literal, que es esencialmente una fotocopia del original compulsada por el propio Registro Civil. Muchos registros civiles han digitalizado el sistema de solicitudes, al que se puede acceder a través de la página del Ministerio de Justicia de España (este vídeo os enseñará cómo solicitar una partida a través de Internet). Conviene señalar siempre las razones por las que solicitamos una partida, sobre todo si no es inmediatamente evidente que se trata de un pariente cercano, en caso de que los apellidos no coincidan. También es preciso anotar que el Registro Civil puede reservarse el derecho a no emitir la copia de una partida o, en caso de que se trate de información confidencial, solicitar prueba del parentesco con la persona de la que se trate. El servicio es totalmente gratuito, incluidos los gastos de envío, pero conviene tener en cuenta la carga laboral de los registros, y sobre todo no abusar. Después de todo, el objetivo principal de los Registros Civiles no es servir de fuente documental para genealogistas. Qué le vamos a hacer… ¡Desgraciadamente no todo el mundo piensa que la genealogía sea apasionante!

Por otro lado, las partidas de matrimonio siempre mencionarán el nombre de los cónyuges, así como los datos de la boda (fecha, lugar…), y el nombre de los padres de cada cónyuge. Además, se hará referencia al lugar de origen de todos ellos, dándonos nuevas pistas sobre nuestra familia y posibles cabos que convendrá investigar más adelante.

Civil Registry volumes.

Los libros sacramentales

Una vez hayamos agotado las fuentes del Registro Civil, que como digo comienza a partir de 1871, deberemos recurrir a las fuentes documentales que nos aporta la Iglesia, las cuales suelen ser más antiguas. Muchos libros sacramentales (en este caso de bautismo, matrimonio canónico y entierro) se encuentran en las sedes de la archidiócesis, aunque en otros casos siguen custodiados por el cura en la parroquia correspondiente. Generalmente los datos de menos de 80 años de antigüedad no están siempre disponibles al público, y se nos solicitará explicar el objetivo de nuestra solicitud.

Las partidas de bautismo “modernas” (a partir del año 1800, aproximadamente) suelen incluir los la nombres y apellidos del neófito (así como su fecha de nacimiento y bautismo, lógicamente), los nombres de sus padres y sus abuelos, así como el de los padrinos, y su lugar de origen y/o residencia; cuanto más modernas sean las partidas, más datos incluirán (como la profesión del padre, por ejemplo). Sin embargo, con anterioridad a 1800, las partidas mencionarán menos datos, limitándose al neófito, a los padres y los padrinos, e incluso antes de 1700 ciertas partidas se limitan a mencionar el nombre de los contrayentes, y sin referencia alguna a los padres.

Por lo general las partidas matrimoniales pueden revelar datos tan sorprendentes como un lejano parentesco entre los contrayentes, que habrían pedido una dispensa papal para poder casarse, aunque en muchos casos el expediente matrimonial detallando el vínculo de sangre entre novio y novia se ha perdido.

Finalmente, las partidas de entierro mencionarán generalmente la fecha de defunción, si el difunto estaba casado, viudo o soltero, el nombre del cónyuge si corresponde, y a partir del siglo XIX, la causa que provocó la muerte del individuo, un dato que a veces puede resultar muy interesante. Os aconsejo que indaguéis en las partidas de defunción inmediatamente anteriores y posteriores a la de vuestro antepasado, pues puede que fuera una víctima de una epidemia.

Otros libros custodiados por la Iglesia pueden ser dispensas papales, expedientes matrimoniales, listas de comuniones y confirmaciones, y muchos otros datos que nos ayudarán a dilucidar nuevos datos sobre la vida de nuestros antepasados.

Eran otros tiempos… pero no tanto.

Hemos de recordar que indagar en nuestras raíces supone viajar en el tiempo, y podemos encontrar datos tan sorprendentes como peculiares. No es extraño encontrar que con frecuencia no se haga mención de la profesión de la mujer, o que los documentos citen “su casa” o “las labores propias de su sexo” como la profesión de nuestras antepasadas.

Tampoco ha de extrañarnos descubrir que en una época con escasas vacunas, con medidas higiénicas pobres y ante la falta de medicamentos, que nuestros antepasados fallecieran a edades tempranas, o que perdieran numerosos hijos a corta edad.

Asimismo, hemos de descartar la noción, común pero a menudo errónea, de que nuestros antepasados vivían en un mundo de virtud y mesura. Después de todo, el sexo no se inventó cuando los Beatles… El número de novias casadas estando ya embarazas es realmente sorprendente, por no mencionar a las madres solteras que jamás pasaron por la vicaría. Si no me creéis, consultad los libros de bautismos de vuestra parroquia.

Bueno, esto no es todo, pero por alguna parte hay que comenzar. ¿Te has quedado con dudas? ¿Has llegado a punto a partir del cual no sabes continuar? Mándame un mensaje y haré lo posible por ayudarte. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

Acerca de Dawsr

Passionate about Genealogy. https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/ https://thegenealogycorner.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Galicia, Genealogía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s