El Proyecto Ramos

Pocos apellidos hay en mi familia de los que sé tan poco como el apellido Ramos, oriundos de la ciudad gallega de Ferrol. Quizá por eso cada descubrimiento que hago relacionado con esta familia gallega de la que desciendo me parezca un pequeño triunfo.

El primer Ramos de este linaje que tengo localizado es un tal Joaquín Ramos, sobre el cual no puedo aportar dato alguno salvo que vivió en el siglo XVIII, probablemente en la ciudad portuaria de Ferrol. Cuáles eran sus orígenes, o a qué se dedicaba este antepasado mío, lo ignoro. Sea como fuere, sólo sé que Joaquín Ramos se casó con una tal María López, y que ya había fallecido en el año 1803, de acuerdo con la partida de bautismo de su nieto.

El eslabón entre Joaquín Ramos y su nieto fue el hijo de aquél, de nombre Andrés Antonio Ramos López. Nada más sé de él, salvo que contrajo matrimonio con Manuel Fernández Montero (o Fernández Doval, pues las fuentes se contradicen).

El puerto de Ferrol, que vio crecer a la familia Ramos durante al menos un siglo.

El puerto de Ferrol, que vio crecer a la familia Ramos durante al menos un siglo.

El único hijo de la pareja que he sido capaz de encontrar fue Antonio María Ramos Fernández, nacido en 1803 en Caranza (Ferrol). Fue allí, en el año 1833, que contrajo matrimonio con una convecina llamada Andrea Pereira. Sin embargo, no debió de ser un matrimonio muy duradero, pues en 1843 Andrea se casó en segundas nupcias con un tal Mateo López. Cabe deducir que Antonio María Ramos López falleció, por lo tanto, antes de haber cumplido los 40 años de edad.

El único fruto de aquel matrimonio tan efímero fue, que yo sepa, mi tatarabuelo Nicolás Ramos Pereira. Los pocos documentos que sobreviven de su puño y letra demuestran que fue un padre cariñoso que dedicaba poesías a sus hijos antes de que éstos se embarcasen rumbo a América. Cuando se casó, allá por el año 1861, su profesión consta como “carpintero”, aunque varios documentos se refieren a él como un jornalero. Sin embargo, por un recorte de prensa del año 1909, sabemos que Nicolás trabajaba en el arsenal de Ferrol, de cual se retiró a comienzos del siglo XX. Su boda con mi tatarabuela Baltasara Romero Milia (apellido que posteriormente fue alterado, no se sabe muy bien por qué, a Mille) fue largo y fructífero, pues tuvieron al menos diez hijos. A continuación menciono a cada uno de ellos, junto con los pocos datos que poseo sobre ellos, a fin de que algún día pueda compartir otros datos que encuentre sobre los hermanos Ramos Romero:

  1. Ramón Ramos Romero (1861-1930) emigró a Cuba, como casi todos sus hermanos, y al regresar a Galicia se instaló en La Coruña, donde montó una joyería. Su matrimonio con la asturiana Balbina Rodil López le dio seis hijos, de los cuales cinco sobrevivieron la infancia. Una de las hijas se casó con Antonio Macho Fernández, con quien tuvo numerosa descendencia, incluida la amplísima familia García-Ramos Macho. Otra hija se casó con un militar llamado Vicente Zaragozá Romeu, padres de los Zaragozá Ramos, y otra hija fue la fundadora de la rama Sández Ramos. Otro hijo fue el padre de Antonio Macho Senra.
  2. Juan Ramos Romero (1864-?), del cual nada puedo apuntar, ya sea sobre su trayectoria profesional o personal. Según la partida de defunción de sus padres, seguía vivo en 1916.
  3. Flora Ramos Romero (1867-1916) optó por un matrimonio un tanto inusual en mi historia familiar al casarse bastante joven con Juan Romero Mille, que no era otro sino el hermano de su madre, y por lo tanto su tío carnal. Aquella unión, que debió de ser bastante breve, produjo dos hijas: Amparo (quien tuvo cuatro hijos y amplísima descendencia) y Adelina. Flora falleció a causa de una gangrena diabética en 1916, poco después del fallecimiento de sus padres.
  4. Amparo Ramos Romero (1869-?) debió de morir bastante joven, pues no consta en ningún censo residiendo con su familia. Es posible que se casase joven o emigrase a Cuba con sus hermanos.
  5. Ricardo Ramos Romero (1871-?) emigró a Cuba, donde falleció (aparentemente atropellado por un coche) antes de 1916.
  6. Manuela Ramos Romero (1873-?) tuvo un hijo, pero falleció en vida de sus padres. Nada se sabe sobre la identidad de su marido ni de su hijo.
  7. María Antonia Ramos Romero (1874-?) falleció, quizá joven, en vida de sus padres.
  8. Pedro Ramos Romero (1875-?) emigró a Cuba, donde aparentemente vivió muchos años en compañía de una mujer de raza negra. Era socio de la Delegación del Centro Gallego de Yaguajay, según diversas publicaciones y artículos periodísticos. Desconocemos si dejó descendencia, pero todavía vivía en 1953. Fue el último de sus hermanos en fallecer.
  9. Enrique Ramos Romero (1877-1878) murió con un año de edad a causa de una bronquitis.
  10. Guillermo Ramos Romero (1879-1952), mi bisabuelo, emigró a Cuba, donde residió un tiempo en Central Narcisa, en las proximidades de Caibarién. Fue un hombre de negocios bastante diestro y regresó a España después de haber contraído matrimonio con una viguesa. Hombre y padre afable y cariñoso, falleció poco antes de que la Revolución Cubana le expropiara sus propiedades isleñas y se perdiera toda la fortuna familiar debido a los avatares de la historia.

 

Artículos relacionados:

Ramón Ramos Romero, hermano mayor de mi bisabuelo, con su mujer y cuatro de sus hijos: Ramón, Balbinita, Santiago y Guillermina. Foto tomada en 1911.

Ramón Ramos Romero, hermano mayor de mi bisabuelo, con su mujer y cuatro de sus hijos: Ramón, Balbinita, Santiago y Guillermina. Foto tomada en 1911.