Cuestión de legitimidad

La fuente principal en Santa María de Aguasantas, Cotobade.

La fuente principal en Santa María de Aguasantas, Cotobade.

A comienzos de octubre de 1811 la hermana de uno de mis antepasados, de nombre Teresa Cerviño, dio a luz a su primer hijo en la parroquia de Santa María de Aguasantas, en el municipio pontevedrés de Cotobade. El evento no tendría nada de particular, de no ser porque Teresa, a sus 28 años de edad, era soltera y, por lo tanto, el bebé que acababa de alumbrar era ilegítimo.

Teresa pertenecía a una familia de origen muy humilde. Casi todos sus parientes trabajaban bien como labradores o como canteros (en el caso de los varones). Ella probablemente trabajara en el campo, intentando subsistir de lo poco que poseía.

A menudo me he preguntado quién pudo ser el padre de aquel bebé, que fue bautizado con el nombre de Gregorio. ¿Un convecino? ¿Un forastero? ¿Un sacerdote? ¿Un pariente de Teresa? Quién sabe… Lo que sí sabemos es que dar a luz a un hijo ilegítimo en aquellos tiempos (o, al menos, en aquella comarca) no era el escándalo social de dimensiones goliáticas que hoy sostenemos en nuestra imaginación popular. Teresa no fue la primera ni la última mujer en Aguasantas en dar a luz a un hijo bastardo, y prueba de la buena aceptación de este hecho es que cinco años después tuviera un hijo más, que fue bautizado con el nombre de Manuel. Por si fuera poco, en 1824 Teresa dio a luz a una hija, también ilegítima, a la que llamó Rosa.

La ausencia del nombre del padre en cada partida de bautismo no nos permite saber si estos hermanos compartían el mismo progenitor, pero sea como fuere, crecieron en la misma parroquia que su madre y fueron aceptados por la sociedad local como cualquier otro feligrés.

Gregorio, el primogénito, falleció en 1843 a punto de cumplir 32 años. De su matrimonio quedaron un hijo (fallecido joven) y una hija, antepasada de la rama de los Fortes Cerviño.

Manuel, que al igual que su hermano Gregorio se dedicó a la cantería, se casó bastante joven y tuvo de su matrimonio tres hijos que llegaron a edad adulta: José (reputado autor, según algunos, del cruceiro de Hío), María Manuela y Valentín (cuyo nieto, Miguel Vidal Cerviño, se casó con su lejana pariente, Irene Rivas Garrido).

Rosa, la benjamina de los hijos de Teresa Cerviño, se casó a la edad de 32 años con José Rivas García, un labrador cotobadés también de origen humilde. La pareja tuvo tres hijas: Joaquina, Avelina y Josefa. Sin embargo, las cosas se empezaron a torcer para Rosa durante su cuarto embarazo, pues en febrero de 1865 dio a luz a un niño que falleció con diez minutos de vida, después de habérsele administrado el bautismo de necesidad.

Cuatro años tardaría Rosa, a sus 45 años, en quedar embarazada de nuevo, y a principios de junio de 1869 se manifestaron las primeras señales de parto. Desgraciadamente, y una vez más, hubo complicaciones que la partera no fue capaz de evitar, y conscientes de lo peligroso de la situación, se decidió aplicarle al feto nonato el bautismo de necesidad estando aún en el vientre materno (el único caso que yo haya visto). Según la partida de defunción, dos horas después del “bautismo” se pudo verificar la muerte del nonato, una niña, a la que tuvieron que cortarle el brazo derecho para poder extraerla del vientre materno. La experiencia para Rosa debió de ser, simple y llanamente, infiernal. Pero Rosa, que debía de ser una mujer fuerte, logró recuperarse y sobreponerse a tan terrible pérdida. Sobrevivió cinco años más, sin que conste que volviese a tener hijos, falleciendo en 1874 a consecuencia de una “demacración general por padecimiento crónico”.

No acaba aquí nuestra saga, pues la estirpe de Teresa y Rosa Cerviño se perpetúa hasta la actualidad a través de sus descendientes Joaquina y Avelina Rivas Cerviño. Al igual que su abuela materna, Joaquina no pudo o no quiso pasar por la vicaría, pero no por ello decidió prescindir de tener descendencia. En 1891 dio a luz a un niño, que desgraciadamente sólo sobrevivió cuatro semanas. En 1894 nació su segundo y último hijo, Manuel, el cual fue inscrito casi dos semanas tarde debido al temporal que azotaba la zona en aquel momento, impidiéndole a la madre desplazarse hasta la oficina del registro civil (a dos kilómetros) para inscribir al neófito. Este individuo contrajo matrimonio bastante joven, siendo su desposada su prima Telesfora Cerviño Montero (hija del antedicho José Cerviño, supuesto constructor del cruceiro de Hío). La pareja tuvo dos hijos antes de que Manuel emigrase a Brasil, donde tuvo una segunda familia; su familia gradualmente perdió todo contacto con él. Su hijo, también llamado Manuel, contrajo matrimonio con una prima lejana, hija también de una Cerviño, y aunque no llegaron a tener hijos, criaron a su sobrina y los hijos de ésta como si fueran propios.

Avelina Rivas Cerviño, la única hermana de Joaquina que tuvo descendencia, también optó por una vida privada un tanto heterodoxa al tener tres hijos ilegítimos: Evaristo, nacido en 1885, Manuel, en 1887, y Narciso, nacido en 1891. Éste, al igual que su citado primo Manuel, buscó a su futura esposa entre las ramas de su árbol familiar, y en 1916 contrajo matrimonio con María Angustia Rivas Cerviño, hija de la también antedicha Manuela Cerviño (hermana de José Cerviño) y además hija de Evaristo Rivas, cuyo hermano José se había casado décadas atrás con Rosa Cerviño.

Esta rama de los Cerviño se distingue por dos causas principales: el alto número de bebés extramatrimoniales que se dan en varias de sus generaciones, y la elevada cantidad de matrimonios intergeneracionales y consanguíneos que se producen (hasta cinco sólo en los descendientes de Teresa Cerviño). Hay casos que merece la pena leerlos para creerlos, ¿o no?

Anuncios

Acerca de Dawsr

Passionate about Genealogy. https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/ https://thegenealogycorner.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Biografía, Brasil, Cotobade, Galicia, Genealogía, Pontevedra. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s