Buscando a Leonor Vigil

Hace poco, durante las vacaciones navideñas y aprovechando una visita al centro de La Coruña, decidí visitar un anticuario cerca de la Iglesia de los PP. Capuchinos, y ver si me podía dar un capricho. Allí había numerosos objetos que captaron mi atención, aunque debido al precio de algunos de ellos, opté finalmente por limitarme a comprar dos marcos de fotos. El más valioso de ellos, un cuadríptico isabelino de unos 150 años con espacio para ocho fotografías de tamaño carnet, está hecho de cierto metal indefinido bañado en oro, en el que algún propietario anterior juzgó oportuno introducir recortes de damas del XVIII, como si sacadas de un retrato de Fragonard. Mi propósito, después de jubilar a dichos ocupantes, es reemplazarlos con fotografías de mis ocho bisabuelos: los cuatro españoles, los dos ingleses, y los dos italianos.

Retrato de Leonor Vigil realizado en Valparaíso (Chile) a finales del s. XIX.

Retrato de Leonor Vigil realizado en Valparaíso (Chile) a finales del s. XIX.

El otro marco, de mucho menos valor histórico y artístico, también está bañado en oro, pero es de forma ovalada y en él cabe únicamente una sola fotografía. El espacio lo ocupa actualmente el retrato fotográfico de una niña de unos cinco años de edad. La fotografía, mal recortada por los bordes a fin de encajar en el marco, es original, y aunque el paso de los años ha querido que sufriera cierto deterioro, la calidad de la impresión sigue siendo tan nítida como el día en el que fue realizada. El retrato se llevó a cabo, claramente, en un estudio fotográfico de los que abundaban en el siglo XIX y comienzos del XX. El fondo es neutro, apreciándose como única decoración una simple silla y una moqueta con motivos geométricos. La niña, poco más alta que el respaldo del mueble, lleva el pelo recogido con un lazo o una diadema, y un vestido de varias capas que le cubre las rodillas – muy al gusto de la época. Su semblante es serio (como era costumbre en estos posados, que podían durar varios minutos mientras el fotógrafo se posicionaba y tomaba la fotografía), pero resulta difícil discernir si se trata de la hija de una familia acaudalada o modesta. Su ropa desde luego no ayuda, pues podría tratarse del vestido que hubiera llevado en días u ocasiones especiales, y no necesariamente en su día a día. Sus rasgos, poco apreciables debido a la calidad y el tamaño de la fotografía, dejan entrever unos ojos oscuros y unos labios anchos. ¿Podría tratarse de una niña de raza mixta, mulata quizás?

Reverso de la fotografía. Colección particular del autor.

Reverso de la fotografía. Colección particular del autor.

Como ocurre en muchos aspectos de la vida, conviene siempre mirar las cosas desde más de un ángulo para comprender bien la realidad. La fotografía, naturalmente, tiene un reverso, y en él encontramos más y valiosas pistas sobre la identidad y el origen de nuestra protagonista. Dos palabras nos dan la identidad de la niña: Leonor Vigil. Menos nítido, aunque igualmente contundente, es el nombre del estudio donde se realizó el retrato: Establecimiento Fotográfico San Juan de Dios, en el número 25 de la misma calle. Bajo el holograma, unas letras rojas nos transmiten la ciudad de origen del retrato: no La Coruña, como había sospechado, sino la ciudad chilena de Valparaíso. Una simple búsqueda en Internet produce información útil en cuestión de segundos sobre el estudio: SAN JUAN DE DIOS (Establecimiento Fotográfico San Juan de Dios). Establecimiento de Valparaíso que tuvo locales en la calle San Juan de Dios, primero en el n° 23 1/2 y luego en el n° 41. Habría sido creado por Miguel Guillermo Cunich hacia 1870, aunque pudo tener un origen anterior, ya que hay retratos de estudio San Juan n°23 1/2, fechados en 1864. Poco más arriba, apenas se aprecian los restos de una anónima huella dactilar manchada en tinta.

Sabemos que la ropa de la niña es propia del siglo XIX, pero ahora podemos asegurar con cierta confianza que probablemente el retrato se hiciese a partir de 1870, si no antes. ¿Y qué hay de su identidad? Desgraciadamente, no hay mucho que podamos asegurar en estos momentos. Vigil no es, desde luego, un apellido gallego (aunque abunda en la vecina Asturias) y no hay constancia de una Leonor Vigil en los padrones de La Coruña disponibles en FamilySearch. Me pregunto si podría tratarse de la hija de un comerciante, o incluso del cónsul chileno en La Coruña… Páginas como Genealogías de Familias Chilenas, que incluso dedican una nutrida sección a un linaje de la familia Vigil, tampoco parecen ofrecer pistas sobre nuestra Leonor. Mi cabeza sigue llena de incógnitas. ¿Quién es Leonor Vigil? ¿Qué fue de ella? ¿Cómo llegó su retrato a La Coruña? ¿Vino ella a La Coruña, o fue uno de sus familiares quien cruzó el océano? ¿Sabía ella incluso de la existencia de la ciudad? Si algún día alguno de sus parientes o posibles descendientes lee este artículo, estaré encantado de devolverles el retrato de la misteriosa Leonor. Mientras tanto, confío encontrar más datos sobre la pequeña.

Anuncios

Acerca de Dawsr

Passionate about Genealogy. https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/ https://thegenealogycorner.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Chile, Emigración, Galicia, Genealogía, La Coruña, Recursos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s