Más preguntas que respuestas

Cuando buscamos un documento, ya sea una partida de nacimiento, bautismo, matrimonio, defunción, entierro, o cualquier otro tipo, el objetivo final siempre es el mismo: encontrar soluciones y pistas. ¿Entonces, qué podemos hacer cuando nos encontramos con fuentes que nos dejan con más preguntas que respuestas? Aquí os muestro dos ejemplos de partidas que me han dejado bastante perplejo:

La primera es la partida de bautismo de Inocenta de Andrés-Moreno Senra, fechada en 1880, la cual incluye una curiosa anotación del cura:

 …se dice en voz baja que Don Segundo Andrés Curiel [el supuesto padre de la niña], natural y vecino de esta villa, hijo de Don Pedro, de Ortigosa oriundo, y Doña Inocenta Curiel, difunta y natural de Lugo, es marido de la madre de la niña, pero de cierto en la actualidad nada se sabe…

Cierto es que los padres de la niña tardaron en casarse, pues ya tenían al menos un hijo cuando decidieron pasar por la vicaría, ¿pero qué nos quería decir el sacerdote oficiante con ese comentario, a medio camino entre enigmático y chismoso?

Remontémonos una generación y trasladémonos a la localidad pontevedresa de Aguasantas (Cotobade) para leer la partida de defunción de Antonio Cerviño Peleteiro, un joven quinceañero y primo carnal de mi tatarabuelo, la cual reza así:

Barazal. Jueves cuatro de septiembre de mil ochocientos cincuenta y uno. Dentro de la parroquial iglesia de Santa María de Aguasantas, Licenciado Don Jacobo José María Barrera, cura rector de la misma y arcipreste de Cotovad, procedí con asistencia de tres señores presbíteros y tres clérigos [ilegible] á solemnizar el entierro por vía de sufragios ál ánima de Antonio Cerviño, soltero, hijo de legítimo matrimonio de Manuel y de Josefa Peleteiro, vecino y natural del lugar de Barazal, donde lo son también sus padres; mas él falleció, según públicas voces, en el inmediato Reino [de Portugal], el veinte del último marzo con motivo de hallarse trabajando por cantero, de dolencia fiebre, a la edad quince años, un mes y cuatro días. Este joven difunto cayó en tal desgracia de sus padres, abuelo paterno José Benito Cerviño y tíos, mejor dicho, fueron ellos todos tan indolentes, que ni siquiera concurrieron a encomendar al Señor su alma, sin embargo que lo verificaron algunos parientes, como Teresa Barreiro, mujer de Benito Peleteiro, de Boliñas, Rosa Landeiro, soltera, hija de Manuel, de Calvelle, Carmen Cerviño, hija de Teresa Quinteiro, de Martín, y varios otros así como confeligreses y forasteros por ocasión de la novena de Nuestra Señora que tienen costumbre de hacer en iguales días del año. También es advertencia que [ilegible] dicha función [ilegible] los anteriores cinco días y el de la fecha. Se dirán doce misas por el ánima del expuesto difunto. Para que conste lo firmo: Licenciado Jacobo José María Barrera.

Qué había hecho el joven para “caer en tal desgracia” sigue siendo a día de hoy un misterio. Mejor será pasar página…

Anuncios

Acerca de Dawsr

Passionate about Genealogy. https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/ https://thegenealogycorner.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Más preguntas que respuestas

  1. qpetrovich dijo:

    Podrías ponerte en contacto con algún historiador local y preguntarle que solían querer decir con ese tipo de frases en esa época. Un poco al estilo de Who do you think you are.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s