Los Agra Cadarso

Corría aproximadamente el año 1830 cuando el joven Doctor en Derecho, Luis Cadarso Ayarza, contraía matrimonio en Noya (Noia) con Manuela Rey de Andrade San Martín, de 25 años de edad. El novio, que a la sazón era dos años menor, no era gallego, sino navarro, pero se había instalado poco antes en Lousame, donde su tío materno, Alejandro Ayarza García, ejercía de cura párroco. Tío y sobrino debían de sentir un genuino afecto mutuo, pues al primer hijo de la pareja se le impuso el nombre de Alejandro; década y media más tarde Luis fallecería a los 56 años de edad, dejando a su sobrino como el heredero universal de sus bienes materiales.

Luis Cadarso Rey de Andrade.

Luis Cadarso Rey de Andrade.

Luis y Manuela pasaron sus primeros años de casados en Lousame; allí nacerían, en un espacio de ocho años, sus cuatro primeros hijos: Alejandro, Luisa, Manuel y Carmen. Sobre el año 1841 la familia Cadarso Rey de Andrade se mudó a la vecina localidad de Noya, donde en 1842 vino al mundo su quinto hijo, Luis. El pequeño falleció por causas que se desconocen en abril del año siguiente; por entonces su madre se encontraba nuevamente embarazada del que sería su último vástago, y en noviembre dio a luz a otro varón al que también llamaron Luis. Aquel niño, destinado desde tierna edad a la vida de marino, llegaría a ser un destacado militar y gobernador de las Islas Carolinas (1887-1891) antes de ser abatido por fuego enemigo en la Batalla de Cavite, en la Bahía de Manila, en 1898.

En enero de 1845, la madre de aquellos cinco niños fallecía con 39 años recién cumplidos. Su viudo, seguramente ansioso por el porvenir de sus hijos, cuyas edades iban de los 14 años a los 13 meses de edad, decidió volver a contraer matrimonio, esta vez con una mujer en circunstancias parecidas a la suya: Josefa Rodríguez también era viuda, y tenía tres hijos de edad similar a los Cadarso Rey de Andrade.

Alejandro Rodríguez Cadarso.

Alejandro Rodríguez Cadarso.

Si la unión efectiva de ambas familias conllevó a algún tipo de fricción entre los hijos de cada pareja, no lo podemos asegurar, pero en 1855 el hijo mayor de Luis Cadarso se casó con la hija de Josefa Rodríguez. No se trataba de una unión prohibida, pues los jóvenes, de 23 y 16 años de edad, era hermanastros y no compartían vínculo de sangre, pero a pesar de ello, su edad parecería indicar que se debieron de casar bajo cierta presión familiar. Sea como fuere, la joven pareja tuvo 13 hijos, aunque sólo cinco sobrevivirían la infancia: Manuela (casada con el médico santiagués Jesús Rodríguez Vázquez y madre del Rector universitario Alejandro Rodríguez Cadarso), Luisa (de quien hablaremos más adelante por haber sido esposa de su primo Joaquín Agra Cadarso), Alejandro (abogado, diputado provincial de La Coruña y Gobernador Civil de Pontevedra, Huelva, Badajoz y Cuenca), José (capitán de navío, casado con una hija de su tío Luis) y Juan (empleado de la Diputación de La Coruña y casado con una hija del fomentador Lázaro Fernández Seoane).

Pero volvamos de nuevo a los hijos de Luis Cadarso Ayarza y su primera esposa. Su hijo, Alejandro, sabemos que contrajo matrimonio con la hija de su madrastra en 1855. Otro hijo, Manuel, se casó con Nicolasa de Andrés-Moreno, mientras que el menor, el ya mencionado Luis Cadarso Rey, se casó con una hermana de ésta, Demetria. En cuanto a las hijas, Carmen se casó a los 45 años con un viudo mayor que ella, y no tuvo descendencia, mientras que su hermana Luisa se casó en la flor de la juventud con Blas Agra Martínez, un joven médico noyés que llegaría a Subdelegado de Medicina. Esta pareja fundaría la primera generación de los Agra Cadarso al tener tres hijos: Luis (arquéologo y doctor en medicina, casado con su prima segunda Matilde, hija de Salustiano Aseguinolaza), Carmen (casada con un notario) y Joaquín.

El joven Joaquín Agra Cadarso se licenció en Derecho, y destacó como un hombre culto e inteligente. En 1889, tras haber obtenido una dispensa papal, contrajo matrimonio con su prima Luisa Cadarso Ronquete, hija de aquel tío Alejandro que se había casado con su hermanastra. La pareja debía de tratarse desde pequeños, puesto en el bautismo los padrinos de la joven acabaron fueron sus futuros suegros, y por ello su unión debió de extrañar a pocos. A pesar de su juventud y aparente buena relación, la pareja sólo tuvo dos hijos, la segunda generación en portar los apellidos Agra Cadarso: Blas Luis y Joaquín María. El pequeño era abogado y además se licenció en Filosofía, llegando a catedrático así como director de la Escuela Central de Idiomas, pero según relata mi bisabuelo se casó a disgusto de la familia con la hija de un capitán de carabinas. Tuvo tres hijas y falleció en 1979.

Ruinas de la propiedad familiar en La Chaínza, en la parroquia noyesa de Obre.

Ruinas de la propiedad familiar en La Chaínza, en la parroquia noyesa de Obre. Foto de 2014.

Su hermano, Blas Luis, siguió un camino distinto, al menos en cuanto a lo personal. En lo profesional también se licenció en Derecho, siendo compañero de mi bisabuelo en el bachillerato, y llegó a secretario judicial. Además, heredó la fábrica de curtidos de su familia en La Chaínza, en la parroquia de Obre (Noya), y se convirtió en una especie de jefe local. Un íctus se lo llevó a la tumba a los 65 años de edad.  Su boda con una de sus primas, Gloria Cadarso Caamaño, tuvo como resultado la tercera y última generación de los Agra Cadarso: la pareja tuvo doce hijos (tres de ellos fallecidos a muy corta edad). De los nueve restantes podemos citar a Alejandro, que emigró a Brasil; y a Blas, un maestro de cirugía pediátrica que en 1985 logró separara a dos hermanas siamesas unidas por el esternón. Mencionaremos también a María Luisa, a quien su familia había decidido casarla con un gallego, Ángel Labarta, que trabajaba como empleado de banca en Canarias; casados por poderes (pues la familia de ella conocía bien su carácter), la joven decidió fugarse con el mismísimo capitán del barco que la llevaba hacia su marido, que la acabó repudiando.

Al igual que La Chaínza, cuyas ruinas amenazan con erradicar el pasado de los Agra Cadarso en Noya, en la actualidad apenas queda nadie de dicha generación con vida. De hecho, a comienzos del siglo XXI casi ninguno de los pocos hermanos Agra Cadarso que todavía vivían ni siquiera residían en Galicia, pero sus descendientes continúan representando la continuidad de un linaje colmado de historia en la que las uniones entre parientes cercanos han desempeñado un papel de suma relevancia durante más de 60 años.

Anuncios

Acerca de Dawsr

Passionate about Genealogy. https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/ https://thegenealogycorner.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Galicia, Genealogía, Madrid, Noya, Santiago de Compostela. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s